UIL

Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida


Inicio

Futuros del aprendizaje a lo largo de toda la vida

Conforme los grandes desafíos afectan a las personas y al planeta, el futuro se vuelve más complejo e imprevisible. El panorama político, social, económico, tecnológico y ecológico está sufriendo cambios rápidos. La ambigüedad e incertidumbre de estos cambios hace que sea imperativo que la sociedad prepare a las personas para que se conviertan en aprendices de por vida, para que comprendan los problemas globales, para que desarrollen su capacidad de resiliencia ante el cambio y para que sean ciudadanos globales activos. Aunque estos desafíos son diversos, multifacéticos y se superponen, pueden agruparse en cinco grandes áreas: tecnología, demografía, clima, salud y trabajo. En la actualidad, cada uno de estos ámbitos desempeña un papel fundamental en la configuración del futuro de la educación; por ello, es importante reflexionar sobre estos retos y su importancia para el futuro

Ante la urgencia de hacer frente a estos desafíos, la UNESCO ha puesto en marcha la iniciativa Los Futuros de la educación, que examina cómo el conocimiento y el aprendizaje pueden dar forma al futuro de la humanidad en un momento de creciente complejidad, incertidumbre y precariedad. Tras el lanzamiento de la iniciativa en septiembre de 2019, se creó una Comisión Internacional para elaborar un Informe Mundial representativo sobre los futuros de la educación, que se publicará en 2021.

En este contexto, el Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL) ha consultado a expertos de alto nivel de una gran variedad de campos de investigación y disciplinas con el fin de abordar cuestiones críticas para los futuros de la educación desde la perspectiva del aprendizaje a lo largo de toda la vida, que se considera un medio transformador para responder a los nuevos desafíos y dar forma a un futuro sostenible.

Los resultados de esta consulta de expertos se han plasmado en un nuevo informe titulado Embracing a culture of lifelong learning (Adoptar una cultura de aprendizaje a lo largo de toda la vida), en el que se sostiene que la creación de una cultura mundial de aprendizaje a lo largo de toda la vida será fundamental para abordar los retos a los que se enfrenta la humanidad, retos que comprenden la crisis climática y el cambio tecnológico y demográfico, así como las dificultades que plantea la pandemia del COVID-19 y las desigualdades que ha exacerbado. El informe reflexiona sobre la contribución que el aprendizaje a lo largo de toda la vida puede hacer para transformar el ámbito de la educación y crear un futuro más sostenible, saludable e inclusivo. Presenta una visión convincente sobre el aprendizaje a lo largo de toda la vida y los valores y principios que deben respaldarlo. Hace un llamamiento a la comunidad internacional para que considere la educación como algo que tiene un valor tanto público como privado, y para que reconozca el aprendizaje a lo largo de toda la vida como uno de los nuevos derechos humanos.

El informe describe las principales características del «entorno propicio» necesario para convertir el aprendizaje a lo largo de toda la vida en el principio rector de la política educativa y ofrecer a las personas oportunidades de aprender a lo largo de toda la vida, sea cual sea su origen o situación. Analiza los principales problemas que actualmente impiden un aprendizaje a lo largo de toda la vida, y explica lo que se necesita para transformar estos problemas en oportunidades. De cara al futuro, el informe expone 10 mensajes clave, cada uno de ellos fundamental para crear una cultura del aprendizaje a lo largo de toda la vida; ofrece puntos de acción específicos para hacer realidad esta visión, y sugiere algunas medidas políticas que pueden adoptarse.